domingo, 10 de agosto de 2008

Dildo Power

Hace unos días estuve de visita en casa de una colega,
estaba más contenta que una castañuelas porque acababa de comprar un nuevo dildo para su colección.
Las que andábamos por allí la miramos con curiosidad morbosa y un brillo obsceno relampagueando en nuestras pupilas.
La nenita nos lo enseño orgullosa antes de que le pusiéramos patas arriba toda la habitación. Aparentemente y en esencia parecía un dildo normal y corriente con base,
eso si, muy elástico y flexible.
La sorpresa fue mayúscula cuando nos mostró como aquel aparatito del demonio se adhería a cualquier superficie lisa como si fuese una ventosa, y casi palmo de la emoción cuando comprobé como lo pegaba en el cajón de un armario y no había dios que lo pusiese despegar. Esa noche no pude dormir.
Al día siguiente ansiolítica perdida fui corriendo a la tienda a comprarme uno igual.
Igual me dio tener que pasarme el resto del mes a base de pasta y arroz, regresé corriendo a casa con una idea clarita en la mente, la braga muy pegada y una sonrisa enorme adornando mi rostro.
Nada más llegar saco el dildo de la caja, compruebo de nuevo su flexibilidad y lo pego imperiosa en la tele. Allí se quedó sin moverse un ápice mirando como, por entre mi sonrisa, iba resbalándome también la baba.
Enciendo la tele y tras darme una vuelta por los canales encuentro un programa emitiendo unas imágenes de archivo de un pleno del congreso en la época de Aznar,
se me dilatan las pupilas, me chorreteo hasta los tobillos.
Inserto el dildo hasta el fondo de mis ser justo cuando aparece el tipo en primer plano, aprovecho para pegar bien el culo a la pantalla y abofetearle jocosa en plena cara con las nalgas.
El dildo ni se mueva, yo que empiezo a sudar, el culo pegado a la tele, la electricidad estática fluyendo a través de mi humedad, el Aznar soltando una chachará inconexa con mi ano follandose su nariz...me corro con un ataque de risa, salpico toda la pantalla y la tele me sacude una descarga eléctrica que me deja totalmente estupefacta...
Llevo tres días sin necesidad de echarme gomina en el pelo y además se me jodio el televisor...pero mereció la pena, me corrí como una perra y aún no he dejado de sonreír

P.D- Si a alguien le sobra una tele, plis, que avise que me he quedado con ganas de más...


2 comentarios:

ex_dones dijo...

ay mi guarrilla, nunca había escuchado nada más perverso que correrse en la cara del bigotes!!
parece muy interesante tu nuevo amiguito, a mí tampoco me importaría pasar el resto del mes a pan, cebolla y ventosa
poeta muerta frita, me enkanta tu blog
besssssos pegajosooooos

nena, tu blog no me deja publicar comentario sin identificarme, parece pasma

Joy dijo...

Menudo morbo el tuyo, jajajaa... A mí la verdad que en la misma situación esa especie de hombrecillo me habría bajado todo el calentón, pero reconozco que tu idea tiene su punto gamberrete, jeje.

Por cierto, espero que la descarga eléctrica no te hiciera daño, ten cuidado que el coño es zona delicada...

Ya ví el comentario que me dejaste, me acordaba de tí también, de lo que no me acordaba era de lo de la foto. ¿Salía sólo yo? ¿Me la pasarías? No me llevé la cámara y sería un buen recuerdo de la fiesta.

Pues nos vemos... ¿Para cuándo la próxima festa queer en Barna?

Besotes!