jueves, 13 de noviembre de 2008

Cierran el Soho

Ohhhhh...
El Soho de Chueca, en Madrid, cierra sus puertas para convertirse en un restaurante...
Qué cuadro!!!

En fin, ni recuerdo la primera vez que pisé este garito...
Cuando Chueca no existía como tal y era un barrio de yonkis, prostis, siniestros y cucarachas con centro neurálgico en el Y´asta y el Gris, el Soho recibía el nombre de Osario.

En aquellos años, habló del 92 en adelante, sólo existían en la plaza el Blak and White, mítico garito ochentero de maricas, chaperos y cuarto oscuro,
un par de bares de bollos y el Osario, after canalla de siniestros dónde viví asombrosas fiestas, gloriosos colocones y un guarreo sin final.

La planta de arriba del Osario estaba llena de calaveras que adornaron más de una habitación y la cuevita de abajo nos albergó durante años a esas horas en que la noche es muy oscura y el ojo va muy pipa...allí aprendí que siempre hay que salir de fiesta con la gafa de sol y conocí plenamente el significado de la palabra Flipar

En aquella época ya éramos unos precarios buscavidas y siempre alguno de nosotros trabajaba de Dj, camarer@ o relacciones públicas, resultado: nunca pagábamos las copas a pesar de ponernos cieguitos y los garitos acaban quebrando, cerrando o derrumbándose...

Con los años el Osario, que cerraba sus puertas a las 7 de la mañana para volver a abrirlas a las 7´30 como after de bakalas, fue alquilado por la hermana macro bolletown de uno de los siniestrazos más buenorros y estúpidos que me echado a la cara nunca, en un bote de formol gigante quería meterlo para poder contemplarle sin tener que aguantarle, mmmhhh, compartimos tantas chicas...
El Osario cerró sus puertas para convertirse en el Soho, dio comienzo la colonización gay y el Caja Madrid de la plaza de Tribunal se convirtió en nuestro nuevo refugio de vicio y depravación...

La verdad es que estuve años sin entrar en el Soho porque me horrorizaba en lo que se había convertido, lleno de jurasiquitas bailando salsa...jjjj, el infierno,
aunque finalmente con el tiempo y tras pasar por muchas manos consiguió ser el único agujero con algo de música bailable en toda la plaza, claro que para entonces ya me había largado de la ciudad...

Hace una semanilla cerró por pura especulación, el dueño ha decidido que puede ampliar, si tira unos cuantos tabiques, y convertirlo en un restaurante,
que da muchos más beneficios que un garito de música electrónica y bollos desfasadas...
Lástima, otro que cae...

En fin, siempre quedaran los recuerdos...
con el Escoba disfrazaos de momias envueltos en papel higiénico del baño;
tropezón y de boca al suelo a los pies de la maciza de mi clase del instituto justo el día que me enteré que era bollera; vomitonas en la cabeza como muestras de amor; revolcones por el suelo; caídas por la escalera; vasos de cristal verde fosforito; sexo en las esquinas...
y mucho éxtasis lisérgico

Miedo me da lo que puedan encontrar si se ponen a tirar paredes...





























jojojojojojojo

3 comentarios:

Lubna Horizontal dijo...

ay madre mia nena, que perdicion de fiestas te pegabas... te felicito por haber sobrevivido hasta hoy, y que aun te quede dignidad, jajajja

mil besos nena,
que buenorra sales wen las fotos (todas).
Diana

ITU dijo...

y tanto, que fiestecitas...siempre caen los mejores sitios, no voy hablar de nuestra ñoñosti con bar para bollos con dueña pro-taurina aggggggggggg
un muxu guapa

lolito dijo...

patri wapi
ho ke pena!
komo 1 machina del tiempo
me has transportado a el electric avenue de orlando florida en mis años tiernos de insti era el uniko sitio ke hacia de juicebar discoteka sin alcohol para menores
ahi se congregaban vampiressas y muertas vivas para bailar a front 242 bahaus joy division y siouxsie
ke tiempos tann queer
era el uniko sitio ke nos dejaban ligar y folletiar
y
ke wapas las fotos
POR DIOS KE BUENA ESTAS!!!