miércoles, 5 de mayo de 2010

Poetas Suicidas: Anne Sexton y Sylvia Plath

Anne Gray Harvey (1928-1974), más conocida como Anne Sexton.
Su experiencia sobre lo que significó ser mujer en un mundo de hombres fué el tema central en su poesía, marcada por su angustia emocional y el deseo de autoafirmación.
Hija de un viajante de lanas maltratador, víctima de la pesadilla americana, ama de casa cansada y casada con otro maltratador, madre de dos hijas maltratadoras, marcada por un trastorno bipolar producto de la violencia sufrida, emocional y física...

Meses antes de descubrir la poesía intentó suicidarse, acabó en un psiquiátrico y allí la convirtió en su terapia.
Tres años después se matriculó en un curso de escritura en Boston donde conoció a Sylvia Plath, la fascinación que le causo duraría de por vida e inspiraría sus versos más famosos cuando ésta decidió poner fin a su existencia en 1963 con 32 años de edad, “La muerte de Sylvia”, incluido en su libro Vive o muere, premio Pulitzer en 1967.

Excesiva, alcohólica, depresiva y embarcada en una montaña rusa de suicidios fallidos, hospitales y amantes acabaría con su vida en 1974 inhalando monóxido de carbono, once años después.
Para entonces ya había revolucionado la poesía estadounidense tratando temas tabúes como la menstruación, el adulterio, el incesto, la masturbación, el aborto, la drogadicción o la homosexualidad. Canta a su vagina y aborda su problemática existencia con una actitud de lucha política y reivindicacion social.


Sylvia Plath
, brillante poeta, poderosa hereje, rebelde suicida , bipolar social...una tía iluminada consciente de la injusticia de su anulación sólo por su condición de mujer.

A los 20 años harta del papel sumiso, pasivo y servil forzosamente impuesto a la mujer se mete una sobredosis de somníferos y lejos de matarse acaba internada en una institución psiquiátrica dónde vomita joyitas como esta: "Tengo celos de los hombres. Una envidia profunda y peligrosa que puede corroer, imagino, cualquier tipo de relación. Una envidia nacida del deseo de ser activa y hacer cosas, no ser pasiva y sólo escucharlas”
Sus poemas describen el descenso a su locura, el placer y el dolor de su infierno interior o lo que ella llamó "el gran strip-tease" de matarse lentamente...

Su tesis de graduación se centraría en el uso del doble en la obra de Dostoievski.
Ella misma se sentía cada vez más pendiente de una duplicidad, en la que su segundo yo era un hombre, "Soy en parte hombre, y me fijo en los pechos y las caderas de una mujer con el cálculo de un hombre escogiendo a una amante".

Pese al sufrimiento que la agobiaba y el muro con el que se chocaba una y otra vez tuvo los ovarios de mirar hacia dentro de sí misma y expresar lo que veía con una sinceridad demoledora y escalofriante.

El 11 de febrero de 1963 se suicida asfixiándose con gas.

" Morir es un arte, como todo.
Yo lo hago excepcionalmente bien.
Tan bien, que parece un infierno.
Tan bien, que parece de veras.
Supongo que cabría hablar de vocación...."

Dos poetas polémicas de afilada y controvertida lengua dedicadas a la tarea de conquistar para la poesía nuevos territorios y temas. Reclamaban para la mujer un lugar distinto del concedido por la mentalidad machista y tradicional dinamitando el amor recatado, la pasividad servil al servicio de la familia, y la imágen idealizada de la dama distante y espiritual en el Amor Cortés, Petrarca o el Romanticismo.

3 comentarios:

Anarco Cerda Sudaka dijo...

amiga
me encanto la entrada la hago rolar
conoces el poema de sylvia plath the yee tree?
uno de mis favoritos
queiro agregar a tu lista de poetas suicidas la gloria sudaka
Alejandra Pizarnik

Autolísica dijo...

por supuesto bonita...
http://poetadifunta.blogspot.com/2010/01/erzebet-bathory.html
otra joyita de Pizarnik
muaaaaaaaaaaa

HelenLaFloresta dijo...

k sus muertes no haya sido en vano